Breves Gente |

Señora en autobús que gritó “Me deja por donde pueda” termina cenando en casa del camionetero

Muchas veces subestimamos el poder de la palabra y decimos cosas sin pensar en qué puede pasar. Muestra de ello es el caso de la señora Amalia Villegas, quien el día de ayer para pedir la parada le gritó al chofer que la dejara donde pudiera y William José Marcano, chofer de la línea “Asociación Criollos en el Motor Solo se Sientan Mamis”, se tomó el mensaje literal y se llevó a la señora hasta su casa en donde muy amablemente la invitó a cenar.

William, quien tiene dos años sin lavar el trapo con el que se seca el sudor, comentó: “Hermanito, yo lo que te soy es un servidor. Si la doña me dice que la deje donde yo pueda, eso es lo que voy a hacer y en este caso podía era en mi casa, así que pa’ ya fue que me la llevé. ¿Quién la mandó a no pedirme la parada? Culpa mía no es…”, aseguró William haciendo una pausa para tomarse litro y medio de refresco “Uvita” fondo blanco, aclarar su garganta y así continuar con su relato. “Ajá, la señora se molestó cuando se dio cuenta que estábamos llegando a mi casa, pero ya no podía hacer nada y este que está aquí no se iba a mover más. Así que con mucho respeto le dije que se relajara, le puse un vallenato para que calmara los nervios y hasta la invite a cenar. Y no quiero sonar echón, pero esa comida me quedó fue buena, hermanazo. Al final la doña la pasó bien y todo. Eso sí, antes de dormir le presté una toalla para que se bañara y se quitara ese olor a Encava porque si no me iba a dejar podrido el sofá”, sentenció William quien también nos contó lo qué hizo cuando un chamo pidió la parada y dijo “ábreme por atrás”.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.