Nacionales |

Comunicado del Palacio de Miraflores e interpretación opositora


Comunicado: Como ya lo anunció el ciudadano presidente de la Republica, el Gobierno venezolano ha tomado la decisión de comprar el Banco de Venezuela, y así recuperarlo para nuestro país.

Interpretación: Como tuvo la gentileza de informarnos el Magnánimo Sha de Sabaneta, Excelentísimo Señor Hugo Rafael Chávez Frías, su nuevo antojo consiste en la nacionalización del Banco de Venezuela bajo la figura de “recuperación” de algo que nunca le ha pertenecido a ninguno de nosotros.

Comunicado: La importancia de este banco deriva no solamente de su nombre y del carácter emblemático dentro de nuestro sistema financiero, sino también por su solidez, tanto económica como tecnológica, y muy particularmente por la calificación de su personal.

Interpretación: La importancia de este banco deriva no solamente del nombre y carácter emblemático que se pueden considerar por siempre mancillados a raíz de este anuncio, sino también por su solidez, tanto económica como tecnológica como cualquier otra que se habrán perdido por siempre una vez se haga oficial el traspaso, y muy particularmente por la calificación del personal que se encuentra en un 95% ya de preaviso.

Comunicado: Enterado del interés del grupo español de venderlo a un grupo privado, nuestro gobierno le expresó al grupo Santander su interés en comprarlo directa y totalmente, lo cual ha sido ratificado por el presidente Chávez.

Interpretación: Enterado del interés del grupo español de venderlo a Víctor Vargas, nuestro gobierno le expresó al grupo Santander del antojo del presidente Chávez y, por ende, de la imposibilidad de mirar a los lados pues aquí no manda sino uno.

Comunicado: Como es natural en estos casos, nuestro gobierno está invitando a los representantes del grupo Santander a abrir las negociaciones que conduzcan al objetivo ya anunciado.

Interpretación: Como es natural en estos casos, o al menos en Venezuela, nuestro gobierno está invitando a los representantes del grupo Santander a untarse vaselina, apretar bien los dientes, cerrar los ojos y pensar que la negociación está siendo llevada a cabo con quien prefieran: Cemex pensó en Paulina Rubio, Ternium en Valeria Mazza y así… Total, el objetivo ya está anunciado.

Comunicado: Considerando que las campañas que generalmente se desarrollan, de parte de algunos medios venezolanos y muchos otros en el exterior, se encaminan con mucha frecuencia a deformar las decisiones de nuestro gobierno, debe quedar claro para la opinión pública nacional e internacional que se actuará con apego a los procedimientos establecidos en nuestras leyes y con el debido respeto a los actuales accionistas del Banco de Venezuela. Asimismo, queremos garantizar la plena estabilidad de los trabajadores del banco en sus distintos niveles por ser su factor más importante, pues se trata de garantizar y aun mejorar sus altos estándares de eficiencia.

Interpretación: Considerando que aún no hemos podido sacar del aire a todos los medios independientes en Venezuela y muchos otros del exterior, pueden esperar que se intente evitar las deformaciones que realiza habitualmente el gobierno a los hechos a la hora de informarlos pero debe quedar claro para la opinión pública nacional e internacional que el presidente hará lo que le dé la real gana pues no solo ha puesto las reglas, sino que las cambia cuando le pica el trasero y le saben a casabe los actuales accionistas del Banco de Venezuela. Asimismo, queremos garantizar la plena estabilidad de los trabajadores del banco en sus distintos niveles pues damos por descontado que todo aquel que no vaya pendiente de un apalancamiento político se irá con prontitud y se le hará entrega formal del coroto a todos los demás, sin reparo alguno por los méritos ni eso que llaman en el capitalismo “estándares de eficiencia.”

Comunicado: Los depositantes pueden tener total confianza en que, como ha venido ocurriendo, nuestro gobierno garantiza la plena fortaleza financiera del sistema, por lo tanto no debe abrigarse ningún temor en cuanto a la normal continuidad de las operaciones.

Interpretación: Los depositantes pueden tener total confianza en que, como ha venido ocurriendo, la transición se realizará a las patadas, sin planificación ni control alguno, por lo que no debe abrigarse ningún temor en cuanto a la normal continuidad de las operaciones… Total, ¿para qué temer lo inevitable?.
JM.

cargando...